Todos sabemos que la belleza es un concepto abstracto que se encuentra ligado al gusto de la persona. Lo que para alguien puede ser hermoso para ti puede no serlo tanto. En el siglo pasado y en el actual, sin embargo, la historia de la belleza nos enseña que no sólo se ha estudiado, sino que se ha comercializado.

La introducción del cine y la televisión catapultaron los estándares de lo que es una mujer bella y multiplicaron su concepto durante años. En otras palabras, la introducción de nuevas tecnologías ha hecho que la mujer quiera parecer a Theda Bara o a Jennifer López, dependiendo de la época a la que nos refiramos.

Por tanto, debemos aceptar que en la historia de la belleza se han creado estereotipos, y éstos varían según la época. Una mujer de 1940 no sería contratada por ninguna agencia de modelos actual, porque los cánones de belleza no son los mismos.

Es por eso que en este artículo te explicaremos cómo han ido evolucionando los conceptos de belleza, desde el inicio del siglo pasado hasta la actualidad.

Historia de la belleza

1900-1910

Esta década en la historia de la belleza fue la década en la que la piel blanca se impuso como moda, pues la piel morena era sinónimo de la clase trabajadora y estaba mal visto. Si vivieras en el 1900 usarías el cabello ondulado, marcarías la cintura con un corsé, pues la silueta ideal de la mujer debía ser la denominada S, donde el corsé no sólo estrecharía tu cintura, sino que levantaría tus senos y resaltaría tus caderas. Los vestidos serían tu mejor arma para salir a pasear.

Tu maquillaje sería muy natural, esto último producto de la Primera Guerra Mundial, donde los combates en Europa hacían necesario que las familias ahorran al máximo el dinero. La actriz que se convertiría en tu ídolo sería Theda Bara.

1920

El final de la guerra nos introduce en los felices años 20, donde la belleza cambia sus estereotipos de forma radical. Si vivieras en estos años, usarías el cabello corto (el famoso corte ‘bob’) liso o en delicadas ondas hacia atrás. Tu silueta, para atraer la atención de los hombres, debía ser aplanada, donde la cintura y los pechos estuvieran ligeramente ocultos.

Como las mujeres comienzan a incorporarse a los deportes, se inicia un culto al cuerpo atlético y el bronceado, que antes evocaba a la clase trabajadora del campo, ahora es sinónimo de buena salud. Tus ídolos en esta época serían Louise Brooks y Clara Bow, arquetipos de rebeldía femenina, pues bebían alcohol, fumaban y usaban mucho maquillaje.

1930

La ropa holgada queda atrás y lo sensual vuelve a ser el centro de la belleza femenina. En esta época sentirías la necesidad de resaltar las curvas de tu figura. Estarías tentada a pintar tu cabello de rubio platino, evitarías los bronceados, tus labios estarían siempre de un rojo sangre y delinearías tus cejas en un suave arco.

Tu maquillaje debía ser suave, pues el exceso de la década pasada resultaba vulgar. Tu cabello no debía ni muy largo ni muy corto. Tus ídolos serían Jean Harlow, Marlene Dietrich y Greta Garbo.

1940

En esta época se dan dos revoluciones: el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la época dorada de Hollywood. Lo sensual y lo provocativo son la ley. Si viviera en esta época y fueras a cualquier quiosco a comprar alguna revista, verías ahí a chicas con cabello medio largo o corto, en ondas, con la cintura estrecha marcada y sobre todo con grandes bustos. Es el momento en el que reinan las ‘pin-ups’.

Tus ídolos de esta época serían Rita Hayworth y Eva Gardner.

1950

La belleza en esta década es sinónimo de personalidad. El ideal es una mujer rotunda, cuyas curvas sean su mejor presentación. En esta época de la historia de la belleza buscarías que tu cintura fuera lo más estrecha posible, ya que así se resaltarían tus caderas y si tienes poco busto éste se vería más grande.

Llevarías el cabello en ondas, no muy largo y con un rulo en la frente, imitando al gran icono de esta década: Marilyn Monroe, además de que desearías tener su cabello platinado. Aparecería la revista Playboy, que pronto revolucionaría lo que era ‘ser sexy’.

1960

Esta década supone un ‘sacudón’ para los estereotipos de belleza hasta entonces conocidos. Con el inicio de la revolución sexual y la búsqueda de independencia de las mujeres, tendrías que usar minifaldas, botines de vinilo, con un maquillaje más atrevido donde tus ojos se convertirían en el gran protagonista gracias al uso del lápiz de ojos negro y a las sombras oscuras.

En esta época admirarías a Jean Serberg, a Cathrine Deneuve, Jean Shrimpton y Sofía Loren, quienes encarnaban los looks más solicitados. Tu cabello convulsionaría entre el corte gráfico y el corte estilo Bob. El erotismo se vuelve uno de los grandes ‘boom’ de la época.

1970

La revolución sexual de la década anterior todavía continua en 1970 y termina por provocar un culto al cuerpo. Tu pelo corto queda atrás y ahora lucirías una melena ondulada, echarías a un lado tu sujetador y volverías a broncearte.

Dejarías atrás el prototipo de cejas arqueadas, los ojos se resaltan con sombras en degradado de colores. Aparecerán los Ángeles de Charlie y nada volverá a ser lo mismo. Los vaqueros se ponen de moda, así que seguramente tendrías un par en tu armario.

1980

Los ochenta son conocidos como la época de excentricidades y excesos. Querrías que tu cabello fuera largo y leoninos, un par de tacones altos serían tus mejores amigos. Tus labios pasarían del rojo al negro en un parpadeo y la belleza se contradice.

Madona se convertiría en un icono que rompe con los clásicos, pero Brooke Schields, gracias a su papel en ‘El Lago Azul’ y su look clásico también se convertiría en un modelo a seguir. Desearías ser alta y buscarías que tu figura fuera alargada y delineada.

1990

Esta época en la historia de la belleza está enmarcada por iconos de belleza distintos. Antes eran cantantes o artista de cine, ahora aparecen las Súper Modelos, como Cindy Crawfod, Elle McPherson, Naomi Campbell y Linda Evangelista. Los cuerpos atléticos vuelven a ser la moda y si vivieses en esa época desearías el cuerpo de Kate Moss, delgado, pero no demasiado.

El estilo playero se vuelve sumamente popular, gracias a Pamela Anderson. Definitivamente entrarías a la peluquería de tu preferencia y pedirías un corte al estilo de Jennifer Aniston.

Nuestra actualidad

Hemos llegado a la actualidad en este recorrido por la historia de la belleza.

El inicio del nuevo milenio hace que la belleza se vuelva sinónimo de delgadez, casi insana. El culto al cuerpo de décadas anteriores se vuelve casi patológico y los avances en cirugías estéticas hacen del bisturí un amigo de las mujeres. Además, aparece el Botox.

Los escotes y el uso de vaqueros se combinan, el bronceado vuelve a hacerse moda y aparecen los cabellos trenzados. El rubio platinado sigue siendo moda, pero aparecen los tintes rojos y rápidamente quieres añadir unos cuántos tubos para tu cabello, además de que tu pelo es largo y en capas.

Aparecen las Kardashian, una familia que en torno al estilo se vuelven sinónimo de belleza. Es el momento de mayor libertad en la moda, pues conviven los estilos de punk, pop y clásicos, todos a la vez. La ropa se convierte en un signo de expresión.

Una de las cosas más destacables es que las latinas se introducen y sus estilos se vuelven virales, como en el caso de Jennifer López.

Como verás, lo bello es algo muy dispar y que cambia con cada década. La historia de la belleza es larga y variada. Lo importante es que, sin importar la época, sepas que el primer paso para ser bella es aceptarte cómo eres. Y aprovechando que vives en el nuevo milenio y que la moda es un espiral de estilos ¿Qué estás esperando para salir y mostrarle al mundo cómo eres? ¡Elije algo de tu guarda ropa y sal a mostrarle a todos lo bella que eres!

 

Suscríbete al blog para recibir mis dos ebook gratis
con noticias recientes del blog directo en tu correo.

DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción