Hay momentos en los que sentimos que por más que luchemos por algo que queremos, es imposible conseguirlo, “No vale la pena” – decimos, pero por dentro nace un sentimiento de “no pude” “no soy capaz” “fracasé”. Estos sentimientos pueden terminar en frustración y de eso hablaremos hoy.

La frustración es un sentimiento que se genera a partir de no cubrir con las expectativas en general, o como lo define la Internet: imposibilidad de satisfacer una necesidad o un deseo.


Este sentimiento es algo totalmente normal todos los seres humanos, ya que en algún momento de su vida han experimentado la frustración, podría pasar bien sea por no obtener un ascenso en tu  lugar de trabajo o por no aprobar ese examen de matemáticas que era vital para aprobar el semestre.

DOS TIPOS DE FRUSTRACIÓN

1. Frustración interna.
Cuando te molestas contigo mismo por no cumplir las metas que te propusiste. 

Como por ejemplo: El objetivo era terminar tu tesis en tres meses, pero resulta que ya han pasado cuatro meses y aún no logras llegar a la mitad, un evento de ese tipo genera frustración.

2. Frustracion Externa: esta se origina en los  casos en que la persona no puede hacer mejorar una situación ya que no tiene que ver con él o ella misma directamente.

Como por ejemplo: Los venezolanos en la actualidad experimentan diariamente problemas en materia de seguridad, economía, alimentación, entre otros, esto genera frustración ya que por cuenta propia las posibilidades de mejorar la situación país son bajas.

CLAVES PARA SUPERAR LA FRUSTRACIÓN


Aceptar la realidad de la situación en la que te encuentras.
Pensar positivo, para así poder mejorar.
No rendirse, perseverar es la clave.
No hacerse sentir menos, todos han tenido tropiezos.
Relajarse, respira profundo mantén tu mente clara y tus acciones serán precisas.
No desesperar, el desespero conlleva a tomar malas decisiones, la paciencia es una virtud.
Trazar metas realistas , que el tiempo que determinaste para alcanzar tu objetivo sea acorde a lo que quieres lograr, para que así no te desanimes y logres tus objetivos.

Pero la frustración no siempre es  negativa, incluso podría ayudarte a impulsar aún más tus deseos de alcanzar tus objetivos.


Sea cual sea la manera en que manejes  la frustración lo importante es que no te rindas, ya que…

“Si piensas en lo que quieres y 
trabajas para tenerlo, lo obtendrás”. @Roxgeilys 

Escrito por: Roxgeilys Achique
Me puedes encontrar en Instagram y en Twitter como: @Roxgeilys   

Suscríbete al blog para recibir mi ebook gratis
 “Consejos de belleza en casa” y noticias recientes del blog directo en tu correo.

DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción