Usualmente enfrentamos los cambios con temor, sobretodo aquellos que no buscamos, tanto así que los estigmatizamos de tal forma que lo convertimos en algo aterrador que nos causa ansiedad. Pero, ¿Son los cambios tan malos?.

En lo personal pienso que sí y hoy te explico por qué.

Primero que todo, cuando hablo de cambios me refiero de algo tan simple como el estilo de vestir hasta algo más complejo como cambiar la dinámica familiar por una hija adolescente embarazada.


De cualquier forma, nuestra vida cambia y puede llegar a tener un desenlace bastante desafortunado, en ese aspecto los cambios son malos; sin embargo, no siempre tiene que ser así porque dependiendo de la actitud con la que enfrentes estos cambios también pueden llegar a ser el camino al éxito.

En la actitud está el secreto, al asumir una actitud de aprendizaje frente a los errores y en la aceptación de nuevas oportunidades puedes convertir tu vida en un camino próspero y lleno de aventuras satisfactorias. 

Esto lo aprendí recién y me propongo firmemente el reto de decir SÍ  a las nuevas oportunidades, aún si me parecen absurdas o temibles. ¿Me acompañas en este reto?

P.D.: Si quieres saber más sobre la importancia de la actitud para ser exitosa te recomiendo el libro No es cuestión de leche, es cuestión de actitud de Carlos Saúl Rodríguez.

Suscríbete al blog para recibir mi ebook gratis
 “Consejos de belleza en casa” y noticias recientes del blog directo en tu correo.



DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción