El doctor supo como shockearme de verdad, me abordó desde la parte emocional y llegó a descubrir esos sentimientos ocultos y encontrados con respecto a la relación…

con mis padres, la comida y mi trabajo. Al verme expuesta lloré, sí, lloré ahí mismo, frente al doctor, con mi mamá al lado.

Llegó el momento de sincerarme conmigo misma y con mi vida, ya no puedo seguir refugiándome en la comida para evadir lo que no me gusta de mi realidad. Recordé el Proyecto 63 de Diana, ese proyecto no se me sale de los pensamientos.

Lo emocional es el impulso, comenzar a conectarme sinceramente con mis emociones es el impulso, es el impulso al cambio, a nuevas metas y nuevas maneras del ver el mundo.

A lo emocional también se le sumó hasta lo que por el momento es sólo un “susto” una “verdad no concretada”, en la revisión médica me confirmaron que tengo muchas adiposidades blandas pero que corren el riesgo de convertirse en duras y ser dolorosas y sólo removibles con cirugía, el susto mayor fueron los primeros resultados de los exámenes de sangre, que aún no quiero compartir porque me los repetí en otro laboratorio y aún no he pasado buscando los resultados.

Siguiente paso…

Suscríbete al blog para recibir mi ebook gratis
 “Consejos de belleza en casa” y noticias recientes del blog directo en tu correo.



DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción