Cada vez que hago dietas he tenidos días rudos donde caigo en provocaciones y como cosas que no debería; peeeeero, esta vez no fue así y no sé si es igual o peor el error que cometí hoy, pero sí sé que no me siento nada bien.

Pasó que de improvisto me fui a otra ciudad a hacer unas diligencias y no me llevé ni siquiera el agua y la merienda, que según mi Nutróloga son obligatorias, se me hizo súper tarde y me atacó el hambre… ¿mi error? preferí no comer. 


A ver, en el plan de alimentación yo tengo un día libre donde puedo comer lo que quiero mientras que no sea carbohidratos ni azúcares en la noche, ayer salí con una amiga y almorcé mi amado sushi por lo que no quise volver a comer hoy algo en la calle que no cumpliera con mi plan de alimentación; lamentablemente donde estaba abundan pizzas, hamburguezas, tacos, comida china y cualquier otra comida que sea deliciosamente grasosa. ¿Comida sana? quizás la puedo encontrar en un restaurante sumamente costoso que no puedo pagar.

En fin, desde esta mañana que desayuné pude volver a comer hasta hace 1 hora que cené lo que me correspondía, pero siento que mi cuerpo (o capaz es mi mente) me reclama, me siento cansada, con el estómago hinchado y dolor de cabeza.

Hasta aquí dejo esto porque me quiero acostar.

Chaooo y besos para ti.

Suscríbete al blog para recibir mi ebook gratis
 “Consejos de belleza en casa” y noticias recientes del blog directo en tu correo.





DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción