Ya consciente de mi salud y de la importancia de mejorarla me dispuse a efectuar cambios en mi vida; el primero y más doloroso fue el renunciar a uno de mis empleos por muchísimas razones: necesito estar tranquila y enfocada en cuidarme, sin el estrés de tantas…

responsabilidades conjuntas y necesito tiempo para comer bien, para ejercitarme, para asistir a mis consultas médicas… necesito tiempo.


Llevo ya una semana siguiendo la dieta que me mandó el doctor, súper rica de verdad y no quedo con hambre para nada; no sé a qué se deba, pero ahora disfruto un rico plato de ensalada (algo que antes me resultaba vomitivo).

De ejercicios NADA, aún sigo organizando asuntos pendientes para disponer ese tiempo como Dios manda.

Les quiero compartir tres mantras que me dio el doctor y que me han ayudado en el inicio de este camino:

Repite diez (10) veces cada una de ellas

– Mi cuerpo, mente y espíritu trabajan unidos para mantenerme en mi peso perfecto.

– Amo, acepto y apruebo mi cuerpo, mi peso es…

– La sabiduría Divina dirige mi consumo alimenticio para mantenerme en mi peso perfecto.

Llegó el momento de reconciliarme conmigo misma, de aceptar mi cuerpo y mi realidad, de mejorar mi salud.

Suscríbete al blog para recibir mi ebook gratis
 “Consejos de belleza en casa” y noticias recientes del blog directo en tu correo.




DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción