¿Cuándo te maquillas ves como al poco rato los productos se separan de tu piel? ¿sientes que el primer o prebase que utiliza no funciona para tu rostro? Si es así, entonces presta atención a la forma correcta de elegirlo.

Primero debes tener en cuenta que un primer o prebase de maquillaje, no es otra cosa que un producto que se coloca justo antes  de realizar el maquillaje de tu rostro. Su función va depender de para lo que está indicado y la composición que posee. Por norma general, funciona para mejorar el aspecto y lograr una mayor duración.

Paso 1: Identifica tu tipo de piel

Para poder elegir la prebase es de suma importancia el conocer el tipo de piel que posees, bien sea mixta, grasa, seca o normal. Esto se debe a que, existe un primer para cada tipo de piel.

De lo contrario, si aplicas uno que no sea el indicado o que no corresponda con tu piel, entonces puedes agravar los problemas (acné, manchas o exceso de grasa) que poseas o en su defecto irritar tu rostro. 

De forma común, estos se encuentran divididos en tres tipos: humectantes, matificantes y normales.

Paso 2: Identifica tu problema

Luego que hayas identificado el tipo de piel que posees, lo siguiente para realizar es la identificación de tu problema. Para esto, revisa la piel sin maquillaje y verifica si hay decoloración, poros grandes o si deseas la prolongación de la base.

O en su defecto puedes hacer el análisis basado en estos puntos:

  • Cutis normal, seco y sensible: para estos tienes que elegir los que tengan propiedades de hidratación, así tu tez no lucirá tirante y las líneas de expresión no se marcarán.
  • Cutis graso y mixto: tus opciones elegidas deben ser aquellos que presenten un acabado matificante y pueda prolongar mucho más la duración de tu maquillaje. A su vez, hay otras prebases que perfeccionan el acabado de tu makeup, corrigen la coloración y reducen la apariencia de los poros.

En pocas palabras, toma un espejo y observa ¿qué es lo que necesita tu piel?

Paso 3: Identifica la forma de tu base

Este es uno de los puntos de mayor importancia a la hora de elegir un primer o base, y es que, implica la elección según la fórmula que posea este cosmético. Para ello, debes leer las etiquetas e identificar lo siguiente:

  • Base agua (Primer agua).
  • Base aceite (Primer aceite).
  • Base silicón (Primer silicón).

Ten en cuenta, este es un paso fundamental, puesto que, es la razón principal de que las bases hagan la separación de la piel. A la vez, influye el hecho de que se vean pastosas.

Si en alguna ocasión notaste que la base que tenías se ve con grumos o por el contrario se separa de la piel, una de las razones puede ser que la crema humectante o primer no sea la combinación correcta con la base.

Por lo que, elige una base que posea el mismo tipo de fórmula que la que posee el primer; de este modo, ambos productos trabajarán como uno solo y los beneficios serán mayores.

A su vez, es posible que no hayas dejado que pasara los 5 min. de secado antes de poder aplicar la base.

primer o prebase de maquillaje

Llegamos al final ¿te han gustado estos pasos para elegir el primer o prebase? Si es así coméntanos tu opinión y si conoces otras formas, entonces cuéntanos. 

DESCARGAR EBOOK GRATIS

Revisa tu correo y confirma la suscripción